Bragado ve «riesgo de contagio» en las franjas para hacer deporte

BARCELONA (efe)- – El marchador español Jesús Ángel García Bragado valora negativamente la primera semana en la que ha podido hacer deporte en determinadas franjas horarias como el resto de la población, una medida adoptada por el Gobierno que le desagrada, pues considera que ha aumentado el riesgo de contagio.

«Yo que tan solo salgo a hacer ejercicio en las horas estipuladas por el Gobierno para toda la población tengo la sensación de que había menos riesgo de contagio antes de que empezara el estado de alarma que ahora mismo. Así que habría que pensar si esta es la forma de hacerlo o hay que replantear las cosas», reflexiona en una conversación con EFE.

Durante esta primera semana, ‘Chuso’ García Bragado solo ha salido a entrenarse al aire libre en las mismas franjas horarias (de 6 a 10 y de 20 a 23 horas) que el resto de los españoles, con la intención de ahorrarse problemas con algunos ciudadanos.

«La mayoría no entiende nuestro permiso especial para hacer ejercicio a cualquier hora. Es mejor evitarse malentendidos y enfados», afirma el excampeón mundial de 50 Km. marcha y siete veces olímpico.

García Bragado contaba con que, a partir de este lunes 11 de mayo, podría hacer uso del Centro de Alto Rendimiento de Sant Cugat del Vallès (Barcelona), del que es habitual. Pero una de las consecuencias de que algunas zonas de España, como la provincia de Barcelona, no pasen finalmente a la fase 1 de la desescalada es que los deportistas de élite todavía no podrán hacer uso de los Centros de Alto Rendimiento Deportivo.

Así que el atleta madrileño, con residencia en Sant Adrià del Besòs, se resigna a «seguir entrenando como esta última semana», durante la cual ha hecho tiradas de marcha por el paseo que acompaña el río Besós hasta la desembocadura.

A sus 50 años, García Bragado pretende disputar los Juegos Olímpicos de Tokio, aplazados al 2021 (serían sus octavos Juegos y se convertiría en el deportista de la historia que ha participado en más).

El atleta espera poder volver al CAR «en una o dos semanas para utilizar el gimnasio y recuperar, poco a poco, las rutinas de entrenamiento», aunque es consciente de que allí las cosas no serán lo mismo que antes de la pandemia. Por ejemplo, «no hay previsión de que dispongamos de los fisioterapeutas todavía», señala.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *