¿Dos Pedro Martínez o José Bautista? Grandes parentescos

SANTO DOMINGO- Seguramente te ha pasado. Estás buscando a una superestrella en particular en Internet, o piensas que estás a punto de armarte con una valiosísima tarjetita de novato, y te das cuenta: Es el “doble” de ese jugador, o para ponerlo en términos más sencillos, encontraste a un jugador de Grandes Ligas menos famoso que simplemente comparte el mismo nombre con una verdadera figura.

Aunque estos jugadores — que, como ligamayoristas, siguen estando entre los más grandes del planeta – han sido de alguna manera eclipsados, siguen teniendo cosas que contar y momentos que valen la pena revivir. Al final del día, para sus padres, hermanos y esposas, son los más grandes beisbolistas de la historia.

Entonces, vamos a recordar a algunos jugadores menos famosos que comparten o compartieron nombre con superestrellas. Éstos son nueve de ellos:

Frank Thomas

Olvídense del Gran Dolor, éste es el Gran Burrito. De no ser por el ascenso del toletero de los Medias Blancas hasta convertirse en una absoluta superestrella, alguien que todavía sigue haciendo comerciales aunque tiene años retirado, probablemente nos acordaríamos un poco más de este Thomas.

Después de todo, este Thomas – un jardinero y primera base que jugó entre 1951 y 1966 – conectó 25 jonrones o más en seis ocasiones y fue elegido tres veces al Juego de Estrellas. Incluso, llegó a ser dueño del récord de más cuadrangulares en una temporada para un jugador de los Mets, hasta que Dave Kingman disparó 36 en 1975.

José Bautista

Deténganme si han escuchado esto antes: El dominicano José Bautista recibió su gran oportunidad al ser elegido por los Orioles en el Draft de la Regla 5. Pero mientras el Bautista bateador pasó por varios equipos esa temporada – y no terminó de explotar hasta el 2009 con los Azulejos – este Bautista fue un lanzador cuyas mejores campañas llegaron después de que Baltimore lo eligió en 1988. Dejó 4.30 de efectividad en 171.2 entradas ese año e incluso implantó un récord moderno en MLB con un juego completo de apenas 70 pitcheos ante los Marineros el 3 de septiembre de 1988.

Nada malo para ser “el otro José Bautista”, a pesar de que, aunque no lo crean, aquel día se llevó la derrota porque los Orioles no lograron anotar una sola carrera ante Mark Langston.

“Lancé el mejor juego de mi carrera y sólo hice 70 pitcheos, pero al final no tenía nada que mostrar”, diría Bautista después.

Y también logró otra cosa más que “el otro Bautista” nunca pudo hacer: Hizo que le tomaran su foto de los entrenamientos sin ponerse los pantalones:

Joe Morgan

Puede que no haya tenido una gran carrera en las Mayores – especialmente si se le compara con el miembro del Salón de la Fama – pero eso no significa que Morgan no haya dejado su huella. Este Morgan pasó por varios equipos y entre 1959 y 1964, fue subido y bajado una y otra vez, bateando sólo para .193. Pero en Boston, se convirtió en todo un héroe popular conocido como “Turnpike Joe”, porque durante la temporada muerta trabajaba manejando una barredora de nieve.

Luego de su carrera como jugador, Morgan se convertiría en manager de los Medias Rojas en 1988. Su legado fue lo suficientemente importante como para que el equipo le rindiera homenaje en el 2013, y muchas de las estrellas que jugaron bajo su mando dijeron presente.

Por supuesto, a pesar de todo, mucha gente todavía confunde a Morgan con el segunda base y miembro del Salón de la Fama.

“He firmado un montón de sus tarjetitas”, dijo Morgan. “He aprendido a hacer muy bien su firma”.

Randy Johnson

Parece que éste fue un nombre bien común en los años 60, pues otros dos Randy Johnson llegaron a las Grandes Ligas – ambos en los 80 – y nadie lo ha logrado desde entonces. Esos otros dos también tenían bigote, como el famoso lanzallamas… y ahí es donde terminan las similitudes.

El primer Randy Johnson llegó a las Grandes Ligas en dos temporadas separadas. Le fue relativamente bien con los Mellizos en 1982, cuando dio 10 vuelacercas en 89 encuentros. Desafortunadamente, ése fue su último año en Grandes Ligas, y tres años después terminó su carrera en las menores.

El otro Randy Johnson casi fue compañero de equipo del Randy más famoso. Subió a las Grandes Ligas con los Bravos en 1982 – el mismo año en que Atlanta seleccionó al espigado zurdo de la secundaria antes de que éste los rechazara para jugar en la Universidad del Sur de California. Este Johnson jugó tres campañas – disparando seis bambinazos en 547 visitas al plato – y sigue ligado al juego como scout de los Tigres.

Luis González

Nuestros dos Luis González cruzaron caminos varias veces, pues los dos jugaron en el Oeste de la Liga Nacional. De hecho, el venezolano Luis Alberto González – quien jugó con los Rockies—debutó en las Grandes Ligas el 6 de abril del 2004, contra su homónimo más famoso y Randy Johnson.

Y lo que quizás sea todavía mejor es que en su primer juego, González sacó un jonrón de dos carreras en el noveno inning durante una victoria por 6-2 de Colorado. Vaya manera de impresionar a tu “doble”.

Desafortunadamente para él, el González más famoso conectó dos cuadrangulares ese día. Incluso en el mejor día de nuestro González, igual fue superado por el héroe de la Serie Mundial del 2001.

Después de jugar en casi todas las posiciones con los Rockies durante las siguientes dos temporadas, González se fue a Japón con los Yomiuri Giants. Pero tras violar la política antidopaje de la liga profesional de Japón (NPB), fue dejado en libertad en el 2008.

Pedro Martínez

Entre 1993 y 1994, podías estar hablando del lanzador dominicano Pedro Martínez y era perfectamente entendible que alguien confundiera a uno con el otro.

El Pedro Martínez más famoso dejó 3.08 de efectividad en 251.2 innings por los Dodgers y Expos en esas dos temporadas. Al mismo tiempo, nuestro Pedro zurdo tuvo 2.75 en 105.1 entradas con los Padres.

Pero luego, sus caminos se separaron.

Uno terminaría siendo posiblemente el mejor lanzador de la historia, dominando a diestra y siniestra a los rivales durante el pico de la ofensiva en las Grandes Ligas.

El otro fue incluido en el cambio de 11 jugadores que envió a Derek Bell a los Astros y llevó a Ken Caminiti a los Padres. Desafortunadamente, ése fue el gran momento de la carrera de Martínez. A partir de allí, el zurdo nunca tuvo efectividad mejor de 6.00 y en 1997 ya estaba fuera de la Gran Carpa.

Kevin Brown

Estuvimos muy cerca de tener una batería lanzador-receptor con dos Kevin Brown. El derecho, quien utilizó su sinker para ganar 211 juegos en las Grandes Ligas, lanzó con los Rangers de Texas entre 1988 y 1994.

El cátcher Kevin Brown fue elegido por los Rangers en el Draft de 1994. Si la línea del tiempo hubiese sido ligeramente diferente, los dos al menos se habrían cruzado en los entrenamientos de Texas.

El Kevin Brown menos conocido terminó teniendo una carrera de pocas oportunidades en las Mayores y se retiró con siete cuadrangulares en siete campañas, jugando con cuatro equipos en el camino.

Y hay otro Kevin Brown que llegó a las Grandes Ligas: Kevin Dewayne Brown, quien lanzó por los Mets, Cerveceros y Marineros entre 1990 y 1992, dejando récord de 3-5 con promedio de carreras limpias de 4.85 en 89.2 capítulos.

Cliff Lee

Mucho antes de que este ganador del Premio Cy Young se viese envuelto en una serie de canje que cambiaron la cara de varias franquicias, estaba este otro Cliff Lee que ni siquiera tiene una foto en el buscador de la agencia The Associated Press. Este Lee fue un jardinero, inicialista y receptor con los Piratas, Rojos, Filis e Indios entre 1919 y 1926.

Incluso mostró un poco de poder, bateando .322 con 17 jonrones (la segunda mayor cantidad en el equipo) por los Filis en 1922, aunque ésos terminarían siendo los topes de su carrera.

Will Smith

Este caso lo estamos experimentando ahora mismo, y la verdad es que todavía no sabemos cómo va a terminar. Por ahora, cuando el relevista zurdo o el receptor de los Dodgers entra al juego, la mayoría de los fans todavía piensa en el Príncipe del Rap (el “Fresh Prince of Bel-Air”).

Pero un día, quizás miremos el pasado para sorprendernos de que dos jugadores llamados Will Smith jugaran al mismo tiempo.

Hasta entonces, sólo pedimos algo: Que algún día conformen batería. Dedos cruzados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *