Jeter, Griffey Jr. y más evaluaciones del Draft

SANTO DOMINGO- Con el Draft de este año en el panorama, los gerentes generales y sus nóminas analizan detalladamente cientos de informes ofrecidos por sus evaluadores con las esperanzas de llegar a la selección correcta — pero sin dejar pasar una futura superestrella.

La presión también está sobre los escuchas, que desde el principio en su profesión sabiendo que con cada jugador que acierten llegará una cantidad de fracasos. Sin embargo, de vez en cuando la intuición de un scout da justo en el blanco. A continuación, 10 evaluaciones antes del Draft que pronosticaron el futuro con precisión.

Talento indudable

Ken Griffey Jr.

Elegido de primero en general por los Marineros en 1987

No se necesitó a un super escucha para fijarse en el talento supernatural de Griffey. Bobby Cox, en ese entonces gerente general de los Bravos, señaló que el Griffey que observó en la escuela secundaria fue el mejor prospecto que había visto en su vida. De todas maneras, es bastante divertido ver cómo los escuchas elogiaban a Griffey.

Hubo interrogantes sobre la madurez del hijo del ligamayorista con apenas 17 años al momento del Draft. Pero los instintos de béisbol de Griffey ya eran irrefutables. El buscatalentos de Seattle, Bob Harrison, se dio cuenta de que para Griffey “todo luce fácil” y sugirió que su potencial de 30 jonrones por temporada, fuerte brazo, instintos en las praderas y la capacidad “de alcanzar cualquier batazo” le daban “todas las herramientas para ser una superestrella’. Griffey estaba disponible para que Seattle realizara la fácil selección número 1 y los Marineros no dejaron pasar la oportunidad.

Derek Jeter

Elegido de sexto en general por los Yankees en 1992

Jeter, igual que Griffey, no era una joya escondida. Multitudes de escuchas acudieron a los partidos de Jeter en su último año de escuela secundaria, cuando bateó .500 y la revista Baseball America lo eligió el mejor jugador de dicho nivel.

Normalmente, los evaluadores son conservativos con sus elogios, pero Jeter simplemente era diferente desde el principio. El resumen del escucha de los Rockies, Ed Santa, de manera sencilla comienza, “Este muchacho es especial. Te entusiasma sólo verlo calentar”.

Kirk Gibson

Elegido de 12do en general por los Tigres en 1978

Obviamente, Gibson no alcanzó las alturas de Griffey ni Jeter — aunque su liderazgo en los Tigres de 1984, su premio al Jugador Más Valioso de la Liga Nacional en 1988 y un cuadrangular en particular todavía lo hacen una figura destacada en la historia de Grandes Ligas.

El escucha de los Reales, Art Stewart, vio un gran futuro para Gibson en 1978, dándole una poco vista calificación de 80 para el trueno de Gibson en ese mismo momento (no en el futuro) que le daba al jugador de 20 años la capacidad de “sacar la bola de cualquier estadio de Grandes Ligas”. Eso mismo fue lo que Gibson hizo, enviando una bola fuera del Tiger Stadium cinco años después.

Bo Jackson

Elegido en la cuarta ronda por los Reales en 1986

Si Jackson no hubiera jugado fútbol americano, habría sido la primera selección en general. Pero por supuesto, eso era parte de lo que hacía de Bo algo especial.

La falta de experiencia de Jackson ante los pitcheos rompientes fue la única debilidad que el escucha de los Monarcas, Ken Gonzales, pudo encontrar — aparte del amor de Bo por el fútbol americano. Sin una garantía de que Jackson continuara jugando béisbol, Gonzales calificó a Jackson como “un verdadero RIESGO” si Kansas City llegaba a elegirlo. Para suerte de los aficionados, Jackson continuó con el béisbol, llegando al equipo grande a finales de 1986 y deslumbrando a todos con su trueno supernatural y capacidades atléticas.

Revelaron sus cartas de presentación

Jeff Bagwell

Elegido en la cuarta ronda por los Medias Rojas en 1989

Aunque el oriundo de la región de Nueva Inglaterra no pudo ser una estrella local, los Astros tuvieron la oportunidad de disfrutar del “swing potente y natural” de Bagwell que hizo que “las bolas verdaderamente volaran”, en las palabras del escucha de los Angelinos, Jon Neiderer, en 1989.

Neiderer también reconoció la paciencia de Bagwell, que definiría la mentalidad del cañonero de Houston. Los 149 pasaportes negociados de Bagwell en 1999 siguen siendo la mayor cantidad para cualquier bateador aparte de Barry Bonds en los últimos 20 años.

Clayton Kershaw

Elegido de séptimo en general por los Dodgers en el 2006

El informe de Rusty Gerhardt por el Buró de Scouts de MLB no acertó con todo sobre el futuro Salón de la Fama, proyectando al zurdo como un futuro relevista en vez de un abridor. Gerhardt tampoco estuvo muy impresionado con la curva del as.

Sin embargo, Kershaw hizo el ajuste y en el 2009 introdujo su slider que al final se convirtió en su principal arma, elevando su carrera de un prospecto con una curva que llama la atención a uno de los mejores serpentineros de todos los tiempos.

Mark McGwire

Elegido de 10mo en general por los Atléticos en 1984

Los 49 jonrones de McGwire para fijar un récord como novato en 1987 no fueron ninguna sorpresa para los escuchas que lo vieron tres años antes (aunque ninguno pudo haber pronosticado que se desarrollaría así de rápido).

Aunque los evaluadores de los Gigantes y Reales reconocieron el potente bate de McGwire — el scout de Kansas City indicó que podía pegar 40 vuelacercas con frecuencia y batear .275 — ninguno eligió a McGwire en el Draft. Pero los evaluadores acertaron, mucho antes de que su carrera entrara a otra fase a finales de los años 90.

Freddie Freeman

Elegido en la segunda ronda por los Bravos en el 2007

Atlanta eligió a su inicialista y cara de la franquicia cuando estaba a tres meses de cumplir los 18 años y Freeman estaba impresionando a los escuchas con su mentalidad en el plato dos años antes. Un informe del Buró de Scouts de MLB en julio del 2005 señaló que a sus 15 años, Freeman ya tenía una desarrollada velocidad con el bate y podía enviar las bolas hacia los canales con un gran efecto.

Diamantes por pulir

Dustin Pedroia

Elegido en la segunda ronda por los Medias Rojas en el 2004

Al leer las siguientes palabras del evaluador de los Medias Blancas, John Kazanas, en febrero del 2004, algunos se darán cuenta de que Pedroia ya tenía las cualidades de un aguerrido héroe de Boston:

“Encuentra la manera de realizar jugadas sin las herramientas que los escuchas destacan …tiene la mentalidad de un líder…persistente, sin miedo, un competidor…este muchacho simplemente juega y encuentra una manera de ganar”.

El Buró de Scouts de MLB también dio un buen resumen de la clase de talento que tenía Pedroia: “Un muchacho que siempre quieres en tu equipo. Hace lo necesario para ganar”.

David Eckstein

Elegido en la 19na ronda por los Medias Rojas en 1997

Eckstein es una figura popular entre los fanáticos de los Angelinos y Cardenales — y posiblemente un jugador que los aficionados de los Gigantes, Astros y Tigres desean olvidar — por sus heroicas actuaciones en la postemporada.

El escucha de Boston, Luke Wrenn, en 1997 proyectó a Eckstein simplemente como un infielder utility en las Grandes Ligas, pero vale destacar su evaluación final:

“Un jugador muy luchador que puede robar una base o pegar un hit decisivo. Es la clase que sobresale pese a su talento. Será un profesional por un buen tiempo porque a los managers les encantará contar con él”.

Una descripción casi perfecta.