Berroa, entre los 10 Novatos del Año que quedaron en el olvido

SANTO DOMINGO- Denles un vistazo a los ganadores del premio Novato del Año en cada liga desde que se entregó tal honor por primera vez a Jackie Robinson en 1947, y van a notar una serie de sorpresivos nombres en la lista, jugadores de lo que seguramente se habían olvidado o que quizás nunca conocieron.

Ganar el premio Novato del Año es un gran honor que significa que vas en el camino correcto. Pero que termines llegando a esa tierra prometida, y afianzándote como figura en las Grandes Ligas, es otra cosa completamente distinta.

Así que aquí van, entonces, 10 Novatos del Año de los que quizás se habían olvidado.

Chris Coghlan, Marlins, 2009

Los Marlins tomaron a Coghlan con la 36ta selección general del draft del 2006, y escaló rápidamente por las ligas menores. En tres años, ya estaba en Triple-A Nueva Orleans, donde bateó .344/.418/.552 con tres jonrones y nueve bases robadas en 25 juegos. Los Marlins lo subieron al equipo grande y debutó en las Mayores el 8 de mayo contra los Rockies en Coors Field. Ese día se fue de 4-2 con un par de sencillos en la victoria por 8-3.

Coghlan terminaría bateando .321/.390/.460 en 128 juegos, ganando el premio Novato del Año de la Liga Nacional e incluso sacando algunos votos para el Jugador Más Valioso. Pero las cosas no salieron muy bien después de eso, aunque tuvo .793 de OPS en 2014 y 2015 para los Cachorros. Y claro, también estuvo su famoso salto sobre el puertorriqueño Yadier Molina para anotar una carrera hace varios años.

Bobby Crosby, Atléticos, 2004

Es posible argumentar que el premio ha debido llevárselo Zack Greinke de los Reales, pero fue Crosby quien se alzó con el Novato del Año de la Liga Americana en el 2004 después de batear .239/.319/.426 con 22 jonrones para Oakland. Sólo disputó 84 juegos el año siguiente, pero tuvo una sólida campaña con el madero: .276/.346/.456 con nueve jonrones. Desde entonces, las lesiones y la falta de producción relegaron a Crosby a un nombre del pasado que recordamos muy de vez en cuando, porque, bueno, fue bueno como novato.

Ángel Berroa, Reales, 2003

El shortstop dominicano fue firmado originalmente por los Atléticos en 1997 y cambiado a Kansas City en el 2001. Debutó en MLB el 18 de septiembre de ese año y terminada la campaña 2002 tenía 35 juegos de experiencia en la Gran Carpa. En el 2003, se convirtió en jugador de todos los días y bateó .287/.338/.451 con 17 jonrones y 21 bases robadas para llevarse el Novato del Año de la Liga Americana. Pero esa sería la cúspide de su carrera. En sus últimas seis temporadas como ligamayorista, dejó .644 de OPS para Reales, Dodgers, Yankees y Mets.

Jason Jennings, Rockies, 2002

Jennings tuvo una gran temporada de novato para Colorado, nada fácil para un pitcher joven llegando a las Grandes Ligas. Dejó 4.52 de efectividad en 32 aperturas. Tuvo otra sólida campaña como abridor en el 2006, cuando tuvo 3.78 de EFE, la mejor de su carrera en 212 innings. Colorado lo cambió a los Astros esa temporada muerta y entre sus tres últimas campañas (una con Houston y dos con los Rangers), dejó 6.01 de EFE en 69 presentaciones (24 aperturas).

Eric Hinske, Azulejos, 2002

El .845 de OPS que dejó Hinske ese año, y sus 24 jonrones, terminarían siendo topes personales en su carrera. Hinsky no fue, sin embargo, un pelotero improductivo: jugó 15 temporadas en las Mayores y se retiró con 137 jonrones en su cuenta. Pero nunca tuvo otra temporada parecida a aquella del 2002.

Todd Hollandsworth, Dodgers, 1996

Hollandsworth se convirtió en el quinto jugador de los Dodgers seguido que ganaba el Novato del Año de la LN cuando fue seleccionado para tal honor en 1996. Eric Karros ganó en 1992, Mike Piazza en 1993, el dominicano Raúl Mondesí en 1994 y Hideo Nomo en 1995. Pero a diferencia de los otros jugadores de ese grupo, Hollandsworth no tuvo mucho éxito el resto de su carrera. En 1996, el outfielder de 23 años bateó .291/.348/.437 con 12 jonrones y 21 bases robadas.

Bob Hamelin, Reales, 1994

Hamelin tuvo una espectacular temporada de novato, ligando para .282/.388/.599 con 24 jonrones en apenas 375 viajes al plato para alzarse con el Novato del Año del Joven Circuito. Pero su producción se vino al plato inmediatamente después. En las siguientes dos campañas, bateó .215/.341/.378 con 16 vuelacercas en 541 viajes al plato, pasando algún tiempo en las menores. Kansas City lo dejó libre, y tras estadías con Tigres y Cerveceros, Hamelin se retiró a los 30 años.

Pat Listach, Cerveceros, 1992

Listach fue un rápido shorststop que se robó 54 bases y bateó .290/.352/.349 en 1992, llevándose el Novato del Año de la Liga Americana (Milwaukee estaba para entonces en la LA). Pero eso fue lo mejor que sacaron de él. Lesiones y baja producción lo siguieron el resto de su carrera, y se retiró en 1998 a los 30 años.

Joe Charboneau, Indios, 1980

Charboneau bateó 23 cuadrangulares y tuvo un OPS de .846 en 131 juegos para la Tribu en 1980, ganando así el Novato del Año de la Liga Americana. Pero bateó apenas para .210/.247/.362 con cuatro jonrones en 48 juegos el año siguiente, en el que también pasó tiempo en las menores. Y al poco tiempo las lesiones y los malos números le pusieron fin a su carrera.

Sam Jethroe, Bravos, 1950

Jethroe fue una superestrella en las Ligas Negras, a nivel de jugadores como Jackie Robinson y Satchel Paige. Cuando llegó a las Mayores, Jethroe ya tenía 33 años, aunque seguía siendo un gran pelotero. Fue nombrado Novato del Año de la LN en 1950 tras liderar a MLB con 35 bases robadas y dejar .780 de OPS con 18 jonrones.

La temporada siguiente le fue mejor todavía, bateando .280/.356/.460 con idénticos números de robos y cuadrangulares (35 y 18, respectivamente) que el año anterior, liderando una vez más a todo el béisbol en estafadas. Pero la producción de Jethroe declinó a partir de allí y jugó su último juego en las Grandes Ligas en 1954 con los Piratas, aunque estuvo muchos años más activo en las menores.