El Maracaná celebra 70 años sin fiesta y con un anexo convertido en hospital

RIO DE JANEIRO (efe)- El estadio Maracaná, mayor templo del fútbol brasileño y uno de los más legendarios del mundo, conmemoró este martes los 70 años de su fundación sin una fiesta, cerrado para el público por la pandemia y con uno de sus anexos convertido en hospital de campaña para pacientes con COVID-19.

El estadio ‘Periodista Mario Filho’, más conocido como Maracaná por el barrio en que está ubicado y que ya fue el mayor del mundo, no abrió sus puertas debido a las medidas de distanciamiento social impuestas por las autoridades de Río para frenar el avance de la pandemia, por lo que el aniversario se limitó a una conmemoración musical y a un acto virtual transmitido por las redes sociales.

La conmemoración virtual comenzó al mediodía de este martes con una presentación de la orquesta del Cuerpo de Bomberos que interpretó el tradicional ‘Feliz cumpleaños’ y otros clásicos musicales de Río de Janeiro, como ‘Ciudad Maravillosa’ (una especie de himno informal de la ciudad) y ‘Domingo (voy al Maracaná)’.

Las conmemoraciones concluirán en la noche con un espectáculo de luces en el estadio al que podrán acudir pocos debido a que la Policía «reforzará la seguridad para impedir aglomeraciones».

«El Maracaná es el principal palco del fútbol en el mundo y un orgullo para Río de Janeiro. Es sinónimo de alegría y emoción por eso no podíamos pasar en blanco en esta fecha», según un comunicado de la gobernación de Río de Janeiro, estado propietario del estadio.

El gobernador Wilson Witzel destacó que le devolvió la gestión del estadio a los clubes, ya que su concesión fue otorgada a un consorcio creado por los clubes Flamengo y Fluminense, «lo que resultó en un significativo aumento en la frecuencia del público».

«El aniversario del Maracaná es un marco y no podría pasar en blanco. Y confiamos en que, así que todo pase, tendremos este año en el Maracaná la final de la Copa Libertadores de América», dijo por su parte el secretario regional de Deportes, Felipe Bornier.

Además, agregó, «hay que destacar que el Complejo del Maracaná está contribuyendo, con sus estructuras físicas, para salvar vidas» de pacientes en tratamiento de COVID-19.

El antiguo estadio de atletismo Celio de Barros, uno de los anexos del Maracaná, fue convertido desde abril en hospital de campaña para pacientes con COVID-19, cuya pandemia ha castigado especialmente a Brasil, el segundo país con más muertes (44.148) y casos (891.896) por la enfermedad en el mundo.

Entre las homenajes por el aniversario destaca una exposición ‘online’ en el portal «eMuseo do Esporte», de fotografías de «algunos de los momentos históricos más emocionantes del estadio».

Y tales momentos son numerosos y legendarios ya que el Maracaná es testimonio de las finales de los Mundiales de 1950 y de 2014 y, en 1969, del milésimo gol de Pelé.