Verstappen: «Como equipo nunca nos rendimos, así que este podio se lo dedico a los mecánicos»

SANTO DOMINGO- Las posiciones de parrilla no eran las mejores para comenzar la carrera, ya que en este trazado húngaro es complicado adelantar y los pilotos de Red Bull partían desde la séptima y decimotercera plaza. Por si no fuera lo suficientemente difícil, Max Verstappen había impactado contra las protecciones en su vuelta de llegada a la parrilla, lo que había sido el último drama posible y todo indicaba que no podría comenzar la sesión.

Los mecánicos hicieron un trabajo sensacional en cuestión de 20 minutos y dejaron el RB16 totalmente reparado y preparado para las 71 vueltas al circuito. Una vez se había apagado los cinco semáforos rojos, los dos monoplazas dieron un recital de maniobras inteligentes y agresivas para recuperar el terreno perdido.

En las primeras seis vueltas, el holandés se había situado segundo, justo por detrás de Lewis Hamilton y con margen sobre los Haas; mientras que Alexander Albon también había tenido una actuación brillante y había escalado hasta la novena.

Con el transcurso de la carrera y las correctas estrategias, el león de Red Bull había logrado conservar el segundo puesto de principio a fin, aunque no ha sido sencillo porque Valtteri Bottas tenía mejores neumáticos y tenía todas consigo para que hubiese doblete de Mercedes. Además, Alex también había tenido un desenlace al que aplaudir porque había sido capaz de superar a todos los rivales duros de la zona media e incluso a los Ferrari, por lo que la quinta posición es un resultado impresionante.

Max Verstappen, orgulloso de Red Bull en el GP Hungría 2020

«Este podio se lo dedico a mis mecánicos porque pensaba que esta carrera se había acabado antes de haberla empezado. Había frenado, bloqueé una rueda, volví a frenar, pero me fui directo hacia el muro en la out lap. No me lo podía creer, pero logré llegar a la parrilla. Como equipo nunca nos rendimos y los mecánicos hicieron un trabajo increíble para reparar el coche rápidamente, no creo que nadie creyera que lo lograrían, aunque todos estuvieron muy tranquilos».